Saltar al contenido
🥇 EXPERTOS EN COACHING EN COLOMBIA🥇

Aprende como Calmar la Ansiedad y el Estrés


Hoy te quiero hablar de cómo recuperar el asombro y así traer de nuevo el niño interior a tu vida, sé que muchas veces nos han hablado del niño interior de lo importante que es volver a recuperar esa parte de nosotros donde estamos un poco más libres y livianos, pero parte de lo que yo te quiero enseñar es como el asombro es una herramienta maravillosa para que eso vuelva a aparecer.

¿Cómo recuperar tu niño interior?

Lo encontré después de habitar mucho tiempo en mi ansiedad parte de las cosas que me pasaban cuando estaba ansiosa era que el mundo se me volvía chiquitico, no podía mirar a ningún lado entraba como en un tubito y ese tubito hacía que para mí todo alrededor fuera peligroso, nada por a bonito y el mundo era inhabitable. Entonces poco a poco fui aprendiendo que si empezaba a ver el mundo desde un lugar fantástico como lo veía cuando pequeñita, si volvía a enamorarme de ver el cielo, los árboles, respirar y cruzar miradas con alguien más iba a poder recuperar ese asombro de la vida donde podía volver a aprender de nuevo.

Parte de las cosas que me pasaba era que sentía que no haya posibilidad de volver a aprender de las pequeñas cosas de la vida empezaron a ponerse a las chispas de luz que hicieron que ese niño interior de esa niña volviera a aparecer, me volviera a enamorado del juego, disfrutar de bailar, cantar y ciertas cosas que para mí habían perdido relevancia porque mi vida se ha convertido en algo muy serio, en algo que tenía que cumplir en tareas, notas y se me olvido que en vida se puede jugar.

Volver a disfrutar de los pequeños detalles

Pero en la manera en que pude volver a asombrarme, también me pudo volver a conectar con la gratitud, el dar gracias por las pequeñas cosas de la vida. Esas cosas que empecé a hacer y que te quiero compartir tienen que ver con activar todos nuestros sentidos: disfrutar de bailar, cantar y sentir bocado cada comida.

Así volví a disfrutar mucho la sensación que tiene todo lo que nos comemos en la boca, empecé a disfrutar del estar con los otros, bailar y estar realmente presente, disfrutar de todas nuestras emociones y sentir que nos dicen las emociones que pronto nos gustan mucho y las que si nos gustan tratar de siempre habitarlas a través del juego. Tratar de tomarnos la vida no tan en serio, saber que todo puede ser un poco más liviano y recordar que al final siempre en la vida ha tenido una solución, al final nada dura por siempre y también acordarme que al final siempre he encontrado las soluciones para todo y eso me ha ayudado a dejar tanto este estado de alerta en la vida, bajando mis niveles de estrés para que ya la ansiedad no aparezca y saber qué hacer en los momentos que está presente.

Natalia Duque

Conoce más servicios de Coaching en Colombia