Saltar al contenido
🥇 EXPERTOS EN COACHING EN COLOMBIA🥇

Crisis de Ansiedad y las Emociones

 


Hoy te quiero contar acerca de una emoción que conocemos la rabia y como esta puede alimentar o liberar la ansiedad. La rabia es una emoción que para nosotros socialmente ha sido mal vista, nuestros papás seguramente nos han dicho no haga eso con rabia, la rabia es mala, no actúes así y lo que pasa con esta emoción es que lo que nos genera es castigar al otro, ir a hacerle daño porque hay algo y existe un juicio detrás de esto que dice eso que está pasando en este momento es injusto.

¿Qué es la rabia?

Entonces queremos ir hacer daño de alguna forma, tenemos que esta es la reconstrucción de la emoción de la rabia y se relaciona con la ansiedad porque es una emoción que genera mucha tensión a nivel de nuestro cuerpo, nosotros tenemos emociones que tienden a relajarnos y alejarnos del mundo como lo pueden ser la tristeza, pero tenemos emociones que nos hacen ir hacia el otro. Además, es una emoción que nos hace acercarnos al otro, pero además con un cuerpo bien tenso y la respiración de la rabia tiende a ser muy cortita, lo que hace que podamos hiperventilar.

Cuando hiperventilamos se suben mucho nuestros niveles de ansiedad porque sentimos que el aire definitivamente no fluye, no entra y se puede desencadenar en un ataque de pánico. Entonces a nivel de la forma como reaccionamos con la rabia en la vida es una emoción que puede cargarnos mucho de ansiedad. Sin embargo, la luz que encontré a través de mi experiencia con la ansiedad es que la rabia me permitió poner límites, nosotros vemos esta emoción desde la escucha y el juicio detrás de la rabia es hay algo que está ocurriendo en el entorno que es injusto para mí; si puedo ir a escuchar esa injusticia y mirarla encuentro el centro de lo que es realmente importante en la vida y puedo empezar a poner límites.

La rabia puede alimentar o aliviar la ansiedad

Lo bueno de la rabia es que como es una emoción que trae tanta energía, me permite pararme ante el otro desde un lugar de dignidad y decirle hasta aquí, la energía de la rabia me permite decir que no. También me permite ir a tratar de tener buenas relaciones con el otro, sin tener que ir a dañarlo en la medida en la que reconozca cómo puedo abrir posibilidades al tener la escucha de mi ser.

Si te lo pongo desde lo que me pasó, mi vida estaba muy puesta en pedazos porque finalmente no sabía ni que quería ni que no porque no me permitía la rabia. Cuando me lo permití pude escuchar, pude poner límites en la vida límites y desde ahí es que la rabia puede generar un espacio en el que la ansiedad disminuya porque estamos en una vida donde dejamos que todo el mundo pase por encima, no importa lo que digan, lo que hagan, voy para acá y para allá; al final terminamos sin saber quiénes somos ni que queremos en la vida.

Eso genera mucho descontrol de la vida y lo que hace es que estemos alerta, porque al final ni sabemos qué va a pasar. No sabemos que queremos, estas dos distinciones como la rabia a través del actuar con tanta energía y con tanta tensión puede generar un exceso de esa emoción que puede llevar a un ataque de pánico, pero desde el lugar sano de la escucha de la rabia y desde la actuar de una emoción que construya buenas relaciones podemos hacer todo lo contrario, bajar los niveles de ansiedad como me pasó a mí.

Natalia Duque

Conoce más servicios de Coaching en Colombia